• BioRegeneración

INDIVIDUALIDAD BIOLÓGICA

One man´s meat, is another man´s poison.

Anónimo.


Las diferencias anatómicas entre los seres humanos pueden ser muy grandes. Esto es válido tanto para las partes visibles del cuerpo como para los órganos internos. No es de extrañar entonces que también haya diferencias funcionales entre una persona y otra, basadas en variaciones bioquímicas, provenientes de ligeras variantes de un mismo gen. En lo que a las necesidades nutricionales se refiere –el foco de este articulo- las peculiaridades tanto genéticas como ambientales crean una inmensa variabilidad interindividual, tanto que las concentraciones de vitaminas, aminoácidos, oligoelementos y ácidos grasos indispensables para mantener el correcto funcionamiento orgánico pueden ser, tranquilamente, hasta diez veces más grandes para una persona que para su vecino.


La causa primaria de este fenómeno son los “polimorfismos”, variaciones no-letales de un gen, que se traducen en peculiaridades funcionales tan específicas de cada persona como los lunares, un remolino rebelde en el pelo, o la capacidad innata de separar las piernas en un ángulo de 180*. Al mismo tiempo, como lo prueban los fascinantes estudios en gemelos idénticos, una gran variabilidad en las necesidades micro-nutricionales puede originarse de exposiciones ambientales diferentes. Dos personas de composición genética semejante (o incluso, como dijimos, idéntica) necesitarán cantidades de micronutrientes vastamente diferentes si uno trabaja como guardavidas en un balneario tropical y el otro como barman en un club nocturno. Este es el principio racional que explica la INDIVIDUALIDAD BIOLÓGICA.



Tu eres únic@.


Es claro que los individuos de la especie humana no se ajustan a un estándar metabólico absoluto sino que difieren internamente en su química biológica tanto como externamente en sus estructuras anatómicas. Basta solo recordar las singularidades congénitas que existen en todas las familias: el dedo meñique con solo dos falanges del tío, las peculiares orejas de la abuela, o el esternón protruido del padre. En mi caso, por ejemplo, sin que se entienda porque, nací con un “torus mandibular”: dos curiosas e inservibles protuberancias óseas ocultas en mi mandíbula, debajo de la lengua, que únicamente me molestan cuando voy al dentista, lo que rara vez ocurre. Muchas son las singularidades anatómicas que se distinguen entre los seres humanos. Se han descrito también extrañas ocurrencias anatómicas como la dextrocardia (el corazón ubicado a la derecha), la transposición de las vísceras, la agenesia renal, las variaciones estructurales del “polígono de Willis” o los dedos súper-numerarios).


En su química interna, la población humana exhibe variaciones del procesamiento enzimático de numerosos nutrientes y sus metabolitos en igual amplitud de desviación. Asumir que los requerimientos nutricionales son universales, y que cada uno de los 7.000 millones de seres humanos de este planeta tiene exactamente las mismas necesidades fisiológicas, y precisa la misma cantidad de cada vitamina, oligoelemento, etc. (implicando con ello que las Dosis Diarias Recomendadas, o DDR, son válidas para cada miembro de la raza humana que existe y existirá) no tiene ningún fundamento científico. ¿Qué pensarían los diseñadores de Vistoria´s Secret y todos los productores textiles en cada nación, si se enteraran de que a partir de hoy habrá un único talle de brassier para todas y cada una las mujeres del mundo? Apenas a un pequeño porcentaje de mujeres el “Sujetador Recomendado” le quedaría justo, mientras que al resto le iría espantosamente apretado o imposiblemente grande.


Lamentablemente, el grueso de la profesión médica posee escasos conocimientos de nutrición, o para decirlo de modo más preciso, sabe poco y nada de bioquímica nutricional. En lo que se refiere a los requerimientos nutricionales, suponer que una cantidad infinitesimal y fija -es decir única- de cada vitamina, oligoelemento, aminoácido o ácido graso sea apropiada para todos y cada uno de los individuos la raza humana es, por supuesto, una imbecilidad. Es por ello que al referirse a las vitaminas y oligoelementos, solo piensan en términos de las diminutas DDR o dosis diarias recomendadas.


Las DDR se definen como la cantidad mínima imprescindible que de un nutriente debe ingerirse a diario para no morir de una enfermedad carencial. Dicho de otro modo, es la dosis de un micronutriente por debajo de la cual es imposible la vida. Eso no significa que aporten las concentraciones ideales de micronutrientes. Las DDR son el piso de las necesidades nutricionales, no el techo. Más allá de los requerimientos mínimos, se hallan las cantidades óptimas. Más allá de las dosis de supervivencia de cada micronutriente, se hallan las Dosis Óptimas Individuales. Las DDR son el equivalente biológico del Salario Mínimo: aquella cantidad de dinero por debajo de la cual una persona se hallaría en la indigencia. Pero el hecho de que recibir el Salario Mínimo evite la indigencia no significa que esa sea la cantidad óptima de dinero que una persona puede recibir.


Las Dosis Optimas Individuales son aquellas cantidades personales de cada vitamina u oligoelemento necesarias para un funcionamiento fisiológico pleno. La evidencia sugiere que la especie humana, lejos de tener requerimientos estrictamente fijos, válidos para cada uno de sus miembros, tiene una escala de requerimientos nutricionales. Esto implica que existe una distribución normal estándar de requerimientos vitamínicos (visualice una campana de Gauss), y que ciertos segmentos de la población requieren cantidades radicalmente mayores de micronutrientes para el correcto funcionamiento de su bioquímica individual.


Para determinada persona, las concentraciones necesarias de un micronutriente pueden variar con respecto a otra hasta por dos órdenes de magnitud. El tratamiento regenerativo tiene pues que ser totalmente personalizado.



Ernesto Prieto Gratacós

Laboratorio de Terapia Metabólica, Buenos Aires.

Licencia Creative Commons Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional

+54 011 3986-5946

©  2019 BioRegeneración- Todos los derechos reservados

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco